Durante el mes de Febrero muchas personas celebraron el “poder del amor”. En el día de San Valentín los chicos envían mensajes a sus compañeros de clase en la escuela, las parejas se dan flores y chocolates, y los miembros de la familia y amigos se reúnen a cenar; pero ¿cuántas personas se tomaron el tiempo de dirigir ese poder del amor hacia sí mismos?
Después de todo, según Aristóteles, “la relación más importante que todos podemos tener, es la que tenemos con nosotros mismos…” Así que, si eres como la mayoría de las personas, y has estado enfocando tu amor hacia tus relaciones interpersonales, te reto a que pases el resto del mes (o del año) explorando el amor intrapersonal con algunas actividades de cuidado personal.
Aquí hay tres fortalezas que pueden ayudarte...

Amabilidad

Sé amable contigo mismo. Tómate un momento para hacer una actividad que te resulte agradable: escucha un nuevo podcast, juega con tu perro o llama a un amigo para ponerse al día. Recuerda que la felicidad comienza contigo. Es tan importante ser amable contigo mismo como expresar tu bondad hacia los demás. Adelante, regálate ese tiempo.

Honestidad

¿Has pensado realmente sobre la forma en que vives tu vida: cómo tratas a las personas, cómo te cuidas a ti mismo y cómo equilibras las responsabilidades laborales con la vida familiar? Reflexiona sobre tu día para determinar si eres o no la mejor versión de ti mismo. Haz un pequeño cambio que te acerque a vivir una vida más auténtica. Por ejemplo, establece esta regla: no haga llamadas de trabajo ni mandes correos electrónicos después de salir del trabajo para que puedas concentrar toda tu atención en tu familia. O deja de evitar al dentista, haz una cita y ya atiénde eso de una vez.

Perdón

Como autor y experto en psicología positiva, Tal Ben-Shahar, sugiere que te des “permiso para ser humano”. Es posible que tengas momentos de debilidad donde no te apegas a tus Deseos de Año Nuevo o comes papas fritas en lugar de una manzana. Lo importante es recordar que: ¡está bien! Debes permitirte aceptar la imperfección y seguir adelante. Piensa en una cosa por la que necesitas perdonarte y ... en palabras de Paul McCartney: "Let it be" (deja que sea).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.